blockchain

La tecnología blockchain, cadena de bloques asegurados criptográficamente, fue creada en 1991 por Stuart Haber y W. Scott Stornetta. Se hizo  notoria en 2008 con su empleo para Bitcoin. Hoy es demandada para aplicaciones comerciales, financieras, de servicios, Internet de las Cosas (IoT) y multitud de sectores.

El blockchain, o cadena de bloques, es un registro digital distribuido (sin intermediarios) y compartido (público) donde los usuarios anotan sus transacciones que el sistema anota en lenguaje encriptado (seguro). 

Los registros de datos han estado siempre centralizados o descentralizados. La base de datos distribuida más allá al prescindir de intermediarios.

Con blockchain las transacciones no pueden ser modificadas cuando han sido registradas y verificadas. Las partes intervinientes en la transacción, así como una mayoría de usuarios, mantienen una copia del registro digital.

Registro encriptado

Una función matemática denominada “hash” convierte texto en una cadena de caracteres denominada hash. Cualquier cambio en el texto provoca un hash diferente. Para dificultar el descifrado al texto registrado se añade el hash del registro anterior (encadenamiento) y un número (nonce) para que el nuevo hash acabe en dos ceros (es muy complejo averiguar el “nonce”

Entrada (imput) Hash 
(Usuario1) entrega 10 monedas a (Usuario2) 542 Asdf098345jqdmqe38a8rfga9ijkwo00
(Usuario3) entrega 20 monedas a (Usuario6) 17 Asdf098345jqdmqe38a8rfga9ijkwo00  Asdf098345jqdmqe38a8rfga9ijkwo00

El registro, o libro digital con las anotaciones de las transcripciones, está dividido en bloques de información u hojas de cálculo. Cada bloque contiene un número determinado de transacciones, cuando se completa se valida y se cierra (minado). Los bloques están entrelazados y cifrados para proteger la seguridad y privacidad de las transacciones.

El blockchain o cadena de bloques tiene un requisito importante: debe haber varios usuarios (nodos) que se encarguen de verificar las transacciones para validarlas y puedan ser registradas. Una copia exacta de la cadena está en cada nodo (se actualiza cada 10 minutos). Cuando un bloque no admite más transacciones se "valida" y "sella" (minado).

Cada bloque enlazado tiene su propia huella digital (criptográfica), de acuerdo con la información que contiene, y tiene también un puntero hash que lo enlaza con el bloque anterior. Esta información es pública y permite controlar la trazabilidad de las transacciones (no obstante la privacidad de los usuarios está protegida).

Cualquier intento de modificación de un registro del libro digital modifica la huella digital del bloque correspondiente y se rompe la cadena, lo que es inmediatamente detectado por los nodos (red P2P, donde todo se comparte)

En esa red P2P (pear to pear) los mineros reciben avisos de nuevas transacciones y las reúnen en un nuevo bloque, el primero que consiga crear un bloque válido y lo selle (resolver el problema criptográfico) recibe la correspondiente compensación por ese servicio.

Desafío ante la computación cuántica

Los expertos vaticinan que en plazo de 5 a 10 años la computación cuántica será una amenaza para la integridad de las blockchains actuales. La mayoría coincide en que tendrán que evolucionar para cambiar gradualmente a la criptografía cuantica y construir la infraestructura que la apoye. 

Aplicaciones

El blockchain está muy ligado a las criptomonedas (bitcoin, ethereum, etc) pero tiene un alcance virtualmente ilimitado: Registro de la propiedad, pagos en el mundo real, almacenamiento en la nube, música, servicios públicos/gubernamentales, seguridad social y sanidad, gestion de autorías, etc. etc.

 

Web,s amigas