Valor del dinero

La actual crisis económica es profunda y la recuperación va a costar años. Es una situación que puede afectar negativamente a los ahorrillos que se tengan guardados en el banco. Así que en muy conveniente seguir la evolución de los acontecimientos y ver las posibilidades de emplear el ahorro para reducir riesgos.  

Hasta ahora observo tres vías para proteger los ahorros de la inflación: Invertir en propiedades inmobiliarias, invertir en bolsa o invertir en criptomonedas. La primera requiere una fuerte inversión, con las otras conviene diversificar. En este artículo me centro en la bolsa. 

Situación

La Reserva Federal de EEUU (FED) ha anunciado que va a permitir que la inflación crezca "durante algún tiempo", para impulsar la creación de empleo. Esta modificación significativa se hace cuando EEUU sufre una aguda crisis por la pandemia, un desempleo superior al 10% y una contracción del PIB del 31,7% en el segundo trimestre, circunstancias excepcionales que llevará tiempo recuperar.

Este cambio anunciado el 03.09.2020 por Jerome Powell, Presidente de la FED, implica que la inflación va a estar por encima de la meta del 2% antes de decidir subir los tipos de interés para contenerla. Dijo también que muchos encuentran contraintuitivo que la FED quiera subir la inflación, pero que una inflación persistentemente baja puede suponer un serio riesgo para la economía.

La influencia de los bancos centrales en la economía es considerable. Cuando la Reserva Federal anunció una inyección de liquidez de dos trillones de dólares tuvo lugar el fin del mercado bajista de la bolsa por la pandemia (-35%) y, a pesar de que la economía real no se ha recuperado, los mercados y las bolsas están de nuevo en máximos históricos.

La FED pretende evitar la deflación, bajada de los precios de los bienes y servicios (opuesto a la inflación), porque perjudica a la economía, ya que aunque la idea de que bajen los precios puede resultar a primera vista atractiva es desastrosa para la economía. Si un consumidor va a comprar una vivienda o un automóvil y observa que el precio del bien o servicio no para de caer entonces espera y no consume, en su lugar ahorra, lo que frena la economía porque el 70% de la economía es consumo de bienes y servicios.

Esta nueva política monetaria para recuperar el empleo (inflación alta y tipos de interés bajos), que previsiblemente arrastrará a otros bancos centrales, cambiará el escenario económico por bastante tiempo y afectará a los mercados, propiedades inmobiliarias, inversiones, bolsa, ahorros, depósitos y al valor del dinero, y por tanto los ahorrillos van a perder valor día a día si no se toman acciones.

Los tipos de interés han tocado fondo (USA, Europa y Japón están en negativo) y probablemente también las políticas de facilidad cuantitativas (bancos centrales compran acciones y bonos privados), lo que lleva a una política fiscal agresiva hasta que la productividad permita pagar la deuda, o bien generar una gran inflación para que se "coma" la deuda, opción políticamente más manejable que una recesión (reducción de la actividad económica).

Cabe esperar por tanto que la inflación y los intereses negativos se mantengan hasta que no empiece a remontar la economía

Efectos del entorno de inflación

La inflación (entorno de precios crecientes de bienes y servicios) provoca un efecto artificial de generación de riqueza que acaba estimulando la economía. La gente siente que gana más (los sueldos suben porque están bastante ligados a la inflación) y que el valor de sus propiedades inmobiliarias o sus valores en bolsa se ven incrementados; esto hace que se sientan con mayor riqueza y consuman más, y como el precio de los bienes o de los servicios no para de subir se gasta antes de que suba más. Esto acaba estimulando la economía.

Paralelamente se ayuda a gobiernos y personas endeudadas a pagar sus deudas en menor plazo de tiempo. En efecto, supongamos un trabajador que gana 1.000€ al mes, tiene unos gastos de 500€ y le quedan 500€ disponibles para atender sus deudas o para invertir; es un escenario de inflación puede llegar a ganar 2.000€, sus gastos también se doblarán (bienes y servicios), pero ahora le quedan 1.000€ mensuales que puede usar para pagar deuda o para invertir. Supongamos que debe al banco 5.000€; antes de la inflación tardaría 10 meses en pagarla a razón de 500€ al mes, en cambio ahora lo puede pagar en 5 meses a razón de 1000€ al mes. Hay que tener en cuenta que cuando aparece inflación las deudas no aumentan sino que se mantienen en el mismo nivel.

Con la inflación los más perjudicados son los ahorradores, aquellos que tienen dinero en el banco, sin invertir, sin hacer nada; mientras el poder adquisitivo va disminuyendo año tras año están perdiendo valor y riqueza. Tener dinero depositado en el banco, a plazo fijo o sin invertir, pierde valor; cada día que pasa valdrá menos por efecto de la inflación. Lo mismo se puede decir de otros instrumentos como renta fija, bonos y letras del tesoro, porque también perderán valor porque son inversiones que se ven negativamente afectadas por la inflación pues el valor nominal del bono o de la letra del tesoro no aumenta con la inflación, a diferencia de otra clase de inversiones.

Hay que protegerse contra la inflación, y hasta es posible obtener beneficio. La inflación en la economía es un escenario propicio para invertir en propiedades inmobiliarias, en inversiones financieras (y, por qué no, en criptomonedas). Con la inflación las propiedades inmobiliarias tienden a incrementar su valor dado que es un bien esencial del que no se pueden prescindir y el pago del alquiler, de las rentas o de las hipotecas tiende a ser mayor, ya que nace del salario de los trabajadores que se ve incrementado con la inflación.

Invertir en propiedades inmobiliarias

Para invertir en propiedades inmobiliarias conviene obtener préstamos a muy largo plazo y a tipo de interés fijo (aprovechando los tipos de interés bajos), porque si aparece inflación en la economía las rentas que se cobran al inquilino irán creciendo año tras año, así como el valor de la vivienda, sin embargo lo que le debemos al banco se mantendrá constante.

Invertir en bolsa

La otra alternativa para proteger los ahorrillos en un entorno de inflación es invertir en la bolsa (acciones). Con la inflación las empresas que fabrican bienes o servicios necesarios o esenciales de los que no se puede prescindir aumentan sus beneficios y normalmente su cotización en bolsa.

Supongamos que Apple vende su Iphone a 1.000 €, con unos gastos de 600€ y un beneficio de 400€, si por efecto de la inflación el Iphone dobla el precio a 2.000 €, sus costes también se doblarán hasta 1.200 €, sin embargo el beneficio de la compañía por cada Iphone pasa de 400 € a 800 €. Y, como quiera, que las compañías cotizan en bolsa en función de los beneficios que producen, si dobla el beneficio es muy probable que la cotización también lo haga.

En bolsa se puede empezar a invertir con poco dinero y con un grado de diversificación mayor. No obstante, antes de empezar a invertir hay que informarse bien. Veamos aspectos a tener en cuenta para invertir en tiempos de inflación:

  1. Invertir en acciones de empresas que ofrezcan bienes o servicios esenciales para la gente de los cuales no se pueda prescindir.
  2. Buscar acciones de compañías que sean buenos negocios y requieran poca inversión.
  3. Entre las compañías que cumplen el punto 1 y el 2, seleccionar las que tengan una deuda asumible en sus balances porque la inflación favorece a estas compañías, como más arriba se ha señalado.

Un sector que puede verse perjudicado en bolsa por la inflación es el automóvil, los beneficios y precio de cotización disminuyen. Se debe a que tienen dificultades para cumplir los puntos 1 y 2. Tienen que aumentar el precio de sus productos por la inflación y aunque ofrecen un producto útil la gente prefiere aplazar su compra y seguir con el vehículo antiguo mientras pueda. Con lo cual las ventas de estas compañías no aumentan pero sus costes sí por efecto de la inflación. Además este sector requiere costosas reinversiones en maquinaria y robots encarecidos por efecto de la inflación.

Lo opuesto es Microsoft  (MSFT). Esta compañía cumple los puntos 1 y 2; brinda un servicio esencial, no se puede aplazar su compra para el futuro y hay que renovar periódicamente las licencias. Y encima requiere poca inversión. Con lo cual a la compañía le irá bien a pesar de la inflación.

La web "https://finance.yahoo.com/" facilita información para saber si un negocio requiere mucha o poca reinversión. Una vez dentro buscar por el nombre de la acción. Supongamos que es msft (Microsoft), ir a la pestaña de estadísticas, localizar la línea “Return on Equity (ttm)” (ROE), en español “Retorno sobre el capital (ttm)”; este apartado informa sobre las bondades de un negocio y cuanta inversión requiere para los beneficios que genera; lo ideal es buscar valores superiores al 15% (media de la bolsa); Microsoft tiene un ROE de 40,14%, Tesla tiene un ROE muy bajo de 5,18%, BMW el 5,75%, General Motor el 3,59%.

Ejemplo, vamos a valorar las acciones de Microsoft para orientarnos sobre el valor que podrían alcanzar a futuro. Vemos que se espera un crecimiento anual del 10%, que es un buen negocio, que se portaría bien en un escenario de inflación y que cotiza a una valorización razonable; para este año se estima que Microsoft pueda llegar a ganar 7 $ por acción y cotiza a 220 $ esto nos da una ratio precio-beneficio (PER) de 32 (el PER es un dato sumamente importante a tener en cuenta para invertir en bolsa).

Referencia

https://www.youtube.com/watch?v=gkFgg3v25Q0&feature=youtu.be