actualidad

Cómo invertir

La actual crisis económica va a tener consecuencias devastadoras, se necesitarán años para recuperarse. Un efecto será la devaluación del dinero guardado en el banco. Para evitarlo hay que moverlo: invertirlo en activos financieros, invertir en bienes tangibles u otras formas ayuden a mantener el valor del esfuerzo de nuestro ahorro o incluso obtener beneficio.

La crisis económica ya venía fraguándose en 2019, la pandemia la ha puesto de manifiesto y agravado mucho más. Lo que se está haciendo, como otras veces, es inyectar dinero desde los bancos centrales y manteniendo los tipos de interés bajos; el efecto es inflación con subida de precios de los bienes más necesarios (alimentación, ropa, vivienda, etc). Lo previsible es que la crisis dure años, se habla de hasta 2004 al menos.

En esta situación el dinero guardado pierde valor y para evitarlo hay que moverlo para mantener su valor o incluso obtener beneficio: Aprender para perder el temor a lo desconocido, asesorarse y empezar a invertir poco a poco. 

El valor del dinero

Parece que el dinero no cambia de valor sino las cosas que encarecen, pero realmente suelen ser ambos. El dinero con la inflación o deflación y las cosas con la oferta y la demanda. Nos vamos a centrar en el valor del dinero. Un café no es probable que cambie su valor intrínseco, pero si hoy cuesta 1€ dentro de 10 años puede que cueste 1,5€ o más.

La mayoría de gente acostumbra dejar guardado el dinero en el banco por temor a invertirlo y perder o por desconocimiento; pero el dinero va perdiendo valor y acaba siendo necesario más dinero para adquirir el mismo bien (alimentarse, vestirse, alquiler de la vivienda, etc.). 

Actualización del valor del dinero

El cambio de valor del dinero se calcula con el IPC (Índice de precios al consumo) que publica mensualmente el INE. Se puede actualizar por ejemplo la renta de la vivienda, achacable al cambio de valor del dinero, aplicando la siguiente fórmula:

Renta actualizada = Renta inicial x IPC mes final / IPC mes inicial

Veámoslo con un ejemplo: Actualizar la renta de una vivienda alquilada en 2002 por 400 €. Aplicando la formula resulta que en 2020 le corresponde una renta de alquiler de 558,85€ (+40%).

  • Renta en 2002 = 400€
  • IPC en 2002 = 74,585
  • IPC en 2020 = 104,202
  • Renta actualizada = 400€ x 104,202 / 74,585 = 558,84€ (+40%).

El valor intrínseco del uso de la vivienda es el mismo pero para la renta de alquiler hacen falta más dinero porque ha disminuido de valor.

En el gráfico se observa la evolución porcentual acumulada del IPC medio anual desde 2002 hasta 2020 (con datos del INE). Ese mismo porcentaje se va acumulando a la renta, de tal manera que lo que en 2002 costaba 400€ 18 años después cuesta 559€ (un 40% más).

En definitiva, en los 18 años desde 2002 hasta 2020 el dinero inmovilizado ha perdido valor porque se necesita un 40% más para obtener el mismo bien o servicio. La forma de evitarlo es rentabilizar el dinero invirtiendo. Hay que superar el temor, aprender, asesorarse y empezar a invertir poco a poco.

Proteger los ahorros de la inflación

Hasta ahora observo cuatro vías para proteger los ahorros de la inflación: Invertir en propiedades inmobiliarias; invertir en activos financieros en sectores con futuro de gran valor añadido; comprar oro, plata u otras materias primas, o comprar criptomonedas. La primera requiere una fuerte inversión, con las otras conviene diversificar:

Invertir en propiedades inmobiliarias

Con la inflación las propiedades inmobiliarias tienden a incrementar su valor dado que es un bien esencial del que no se pueden prescindir y el pago del alquiler, de las rentas o de las hipotecas tiende a ser mayor, ya que nace del salario de los trabajadores que se ve incrementado con la inflación.

Para invertir en propiedades inmobiliarias conviene obtener préstamos a muy largo plazo y a tipo de interés fijo (aprovechando los tipos de interés bajos), porque si aparece inflación en la economía las rentas que se cobran al inquilino irán creciendo año tras año, así como el valor de la vivienda, sin embargo lo que le debemos al banco se mantendrá constante.

Invertir en bolsa

Con la inflación las empresas que fabrican bienes o servicios esenciales de los que no se puede prescindir aumentan sus beneficios y normalmente su cotización en bolsa.

Supongamos que Apple vende su Iphone a 1.000€, con unos gastos de 600€ y un beneficio de 400€, si por efecto de la inflación el Iphone dobla el precio a 2.000€, sus costes también se doblarán hasta 1.200 €, sin embargo el beneficio de la compañía por cada Iphone pasa de 400€ a 800€. Y, como quiera, que las compañías cotizan en bolsa en función de los beneficios que producen, si dobla el beneficio es muy probable que la cotización también lo haga.

Se puede empezar a invertir en bolsa con poco dinero y con un grado de diversificación mayor. No obstante, antes de empezar a invertir hay que informarse bien. Veamos aspectos a tener en cuenta para invertir en tiempos de inflación:

  1. Invertir en acciones de empresas que ofrezcan bienes o servicios esenciales para la gente, de los que no se pueda prescindir.
  2. Buscar acciones de compañías que sean buenos negocios y requieran poca inversión.
  3. Entre las compañías que cumplen el punto 1 y el 2, seleccionar las que tengan una deuda asumible en sus balances porque la inflación favorece a estas compañías.

Un sector que puede verse perjudicado en bolsa por la inflación es el automóvil, los beneficios y precio de cotización disminuyen. Se debe a que tienen dificultades para cumplir los puntos 1 y 2. Tienen que aumentar el precio de sus productos por la inflación y aunque ofrecen un producto útil la gente prefiere aplazar su compra y seguir con el vehículo antiguo mientras pueda. Con lo cual las ventas de estas compañías no aumentan pero sus costes sí por efecto de la inflación. Además este sector requiere costosas reinversiones en maquinaria y robots encarecidos por efecto de la inflación.

Lo opuesto es Microsoft (MSFT). Esta compañía cumple los puntos 1 y 2; brinda un servicio esencial, no se puede aplazar su compra para el futuro y hay que renovar periódicamente las licencias. Y encima requiere poca inversión. Con lo cual a la compañía le irá bien a pesar de la inflación.

Invertir en metales preciosos

Los metales preciosos como el oro, la plata y los metales del grupo del platino (PMGs) mantienen su posición de liderazgo entre las principales materias primas comercializadas, junto con los commodities energéticos como el petróleo crudo y el gas natural. Son una forma de dinero capaz de mantener su valor durante más tiempo que el papel moneda. Estos activos son populares instrumentos de inversión financiera:

  • Protegerse de la inflación.
  • Protegerse de la inestabilidad financiera.
  • Especular con los precios.
  • Diversificar las carteras de inversión.

Invertir en criptomonedas

En los últimos años la concepción del dinero físico tal y como se conoce ha evolucionado y ha dado paso a las llamadas criptomonedas. Actualmente el 3% de las personas en el mundo está comerciando con criptomonedas y va en aumento. Es una oportunidad de inversión global disponible para cualquier persona en cualquier parte del mundo. Son rentables pero muy volátiles y de alto riesgo. Preferible utilizar a largo plazo.

 oooOOOooo  

 Con los conceptos básicos que iremos viendo en esta web y el asesoramiento técnico de un experto quizás te animes a empezar a invertir.

 ¡ÁNIMO!... ¡ADELANTE!... Y... ¡MUCHA SUERTE!