tecnologia

Problemas con Vodafón

Cambiar de operador de telefonía por el simple hecho de abaratar puede resultar frustrante. Ante cualquier oferta, por apetitosa que parezca, es necesario informarse y valorar a medio plazo el binomio precio-calidad antes de cambiar, porque se corre el riesgo de empeorar y pasar un mal rato.

Acabo de vivir una experiencia Kafkiana con Vodafón. Me ha sorprendido su desorganización e ineficacia. Jamás había visto algo parecido en este ámbito.

No acostumbro a concertar nada por teléfono pero esta vez acepté una oferta de Vodafón. Tengo fibra óptica y me aseguraron que el cambio se haría sin notar apagón.

Así que solicite la portabilidad del número fijo y de dos móviles desde Movistar a Vodafón. A la vez solicité la portabilidad de otro número fijo de un familiar que lleva aparejado tele-asistencia médica. 

Maldita la hora en que tomé tal decisión.

Se llevó a efecto la portabilidad pero Vodafón no mandó los router o aparatos para enlazar, por tanto me quedé sin comunicación. Y aquí empieza la odisea.

Tras un sinfín de llamadas durante una semana en las que me desvían de un departamento a otro, sin que nadie aportara soluciones, por fin un interlocutor dijo que las órdenes de envío de material no aparecían tramitadas y se comprometió a hacerlo.

Unos días después recibo un router que no vale para la "fibra óptica"; y respecto al otro telefono fijo no se recibe nada, de manera que el enfermo seguía sin tele-asistencia.

Tras insistir hasta la saciedad, los empleados de Vodafón se limitaron a confirmar que ya había línea, pero seguian sin mandar el aparato para conectar, y nadie aportaba soluciones.

Ante esta situación de desorganización, ineficacia e incompetencia opté por volver a Movistar, mi anterior operadora, que inmediatamente restituyó las comunicaciones. Desconozco la razón técnica pero Movistar me tuvo que dar un nuevo número fijo.

Y después no había manera de despegarse de Vodafón para dar de baja el anterior número fijo. Cada llamada recalaba en una interlocutor con criterios diferentes y contradictorios, alguno hasta adviertía de multas sustanciosas. 

Esta experiencia tan frustrante e irritante lleva a concluir que Vodafón es un fiasco como organización. Más allá del “error” inicial o ansias por vender, vaya usted a saber, la respuesta posterior al cliente es decepcionante, se percibe desorganización, descoordinación, descontrol entre departamentos y desprecio por el cliente; nadie soluciona nada, unos te remiten a otros y no hay unidad de criterio, cada cual informa de manera diferente.

Bastantes problemas tenemos en el día a día para tener que soportar a empresas ineficaces, incapaces de cumplir sus propias condiciones y encima con actitudes prepotentes.

Por eso hay que pensarlo mil veces antes de contratar con Vodafón sobre todo si hay peculiaridades como tener fibra óptica, personas con sistemas de tele-asistencia incorporado o similares.

Revisando las cuentas bancarias observo que me han pasado una cantidad que viene a ser equivalente a un mes sin aplicación de la oferta. Si se queda en eso no vale la pena entrar en litigio, lo consideraré el costo de conocer una marca que debo olvidar como opción. Pero al familiar con tele-asistencia le han cargado sanción, por supuesto el banco la ha devuelto, y si Vodafón quiere que nos lleve a los tribunales, ahí los esperamos.  

Por último, es aconsejable instalar en el móvil una app que grave las comunicaciones telefónicas con las operadoras para tener constancia exacta de lo contratado.

 


Web,s amigas