Cocina casera

Hierbas, especias y condimientos

Los aderezos y aliños a base de hierbas, especias y condimentos son muy apreciados en la cocina porque aportan sabor, aroma y colorido a los platos. Aunque también tienen efectos beneficiosos para la salud por sus propiedades terapéuticas, antioxidantes, antiinflamatorias y antimicrobianas.

 

Propiedades de los aderezos y aliños

Una dieta con empleo habitual de hierbas, especias y condimentos, además de alegrar los platos con colorido y darles aroma y sabor, proporcionan al organismo una gama de fitoquímicos activos que a largo plazo favorecen la salud y protegen frente a las enfermedades crónicas (sistema nervioso, cardiovasculares o cáncer) por sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, antimicrobianos y de refuerzo del sistema inmune.

Insisto mucho en los fotoquímicos por sus efectos beneficiosos y de prevención de enfermedades a largo plazo. Los fotoquímicos se encuentran naturalmente en los vegetales (frutas, hortalizas, cereales integrales, legumbres, nueces, hongos, hierbas y especias). Las plantas los generan para defenderse de la intemperie (insectos, microorganismos, clima, etc.) y nuestro organismo puede aprovechar esas capacidades y beneficios.

 

Propiedades de algunas hierbas, especias y condimentos

Cúrcuma

Cúrcuma

Es un condimiento de origen asiático, de la misma familia que el Jengibre. Tiene un pigmento, "la curcumina", que es un fitoquímico con propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antibacterianas. La cúrcuma es el antiinflamatorio natural más potente que se conoce (hasta trescientas veces más potente que la vitamina E y comparable al medicamento fenilbutazona). Por sus propiedades se considera un complemento alimenticio para la inhibición de enfermedades crónicas, enfermedades cardiovasculares y cáncer.

En general se le atribuyen a la cúrcuma diversidad de beneficios terapéuticos: Analgésica, antibacteriana, anticoagulante, antihistamínica, antiinflamatoria, antioxidante, antiparasitaria, antivírica. carminativa, cicatrizante, colagoga (facilita el vaciado de la vesícula biliar), colerética (favorece la producción de bilis), diurética, expectorante, fungicida, hepatoprotectora, hipocolesterolemiante y tonificante.

Para que el organismo la asimile debe tomarse con pimienta negra o con jengibre. La proporción es de 2 partes de cúrcuma por 1 de pimienta (mejor negra). Para su efecto terapéutico, la cantidad diaria es una cucharadita de postre de cúrcuma combinada con algo menos de media cucharadita de pimienta, repartido entre las principales comidas.

Sugerencia: Aliño para ensaladas: Cuatro cucharadas soperas de aceite de oliva, una cucharada de zumo de limón o/y dos de naranja, una cucharadita rasa de cúrcuma, media de pimienta negra y una cucharada de semillas de lino.

 

Jengibre

Jengibre

El jengibre, en especial su raiz, es un condimento utilizado durante siglos en alimentos y bebidas, pero también como remedio natural por sus propiedades medicinales.

Contiene bastantes nutrientes, como vitaminas (A, C), minerales (calcio, sodio, hierro), proteínas, carbohidratos, fibra y grasas. Tiene aminoácidos beneficiosos como la valina y la leucina (con propiedades cicatrizantes) o la arginina que estimula el sistema inmunológico y ácidos como el ascórbico (antioxidante), linoleico y alfa-linoleico (de la serie omega-3). Además tiene fitoquímicos fenólicos, denominados gingeroles que le dan el sabor picante.

Se le atribuyen bastantes propiedades medicinales naturales:

  • Es un potente antiinflamatorio y antioxidante natural (beneficioso para la prevención cardiovascular y degeneración celular como el cáncer).
  • Es un vasodilatador y anticoagulante natural que reduce los riesgos de enfermedades cardiovasculares y mejora el riego sanguíneo, pero inhibe la creación de de nuevos vasos sanguíneos necesarios para la creación de tumores y la agregación plaquetaria con efecto beneficioso para el tratamiento de la arteriosclerosis.
  • Contribuye al descenso de los niveles de colesterol por la presencia de ácidos omega-3 en su composición.
  • Es un analgésico natural (alivia dolores articulares, artríticos, reumáticos, musculares respiratorios, muelas, jaquecas, migrañas y molestias mestruales).
  • Es antibacteriano (minimiza el riesgo de padecer úlceras y gastritis).
  • Es antitusígeno (controla la tos),
  • Es digestivo. Alivia las náuseas, es carminativo (ayuda a expulsar los gases) y posee una proteasa que facilita la digestión de los alimentos.
  • Mitiga las molestias asociadas a la fatiga crónica, a la vez que relaja.
  • Es un afrodisíaco natural que aumenta la libido y mejora los problemas de erección.

Infusion de Jengibre

El jengibre es un condimento muy versátil, se puede utilizar en todo tipo de platos, según creatividad y gusto. Al principio es recomendable probar en pequeña cantidad hasta conseguir el punto. Se puede utilizar rallado finamente pero si no se está familiarizado es preferible añadir en trozos a la ensalada para poder separar con facilidad si fuera necesario.

También se puede tomar en infusiones. En agua hervida poner unas rodajas finas de jengibre y dejar reposar durante unos minutos y endulzar con miel. Se le puede añadir manzanilla, naranja o limón. Si el jengibre se incorpora al principio de la cocción le dará un sabor suave, mientras que si se hace al final el sabor será más fuerte.

 

Perejil

Esta hierba contiene vitaminas (A, B y C) y es rica en potasio, calcio y magnesio. Contiene apigenina con potente efecto inhibidor de la creación de vasos sanguíneos, necesarios para el desarrollo de tumores. Posee propiedades diuréticas (eliminación de residuos), digestivas, carminativas (flatulencias y cólicos), emenagogas (mestruación) y resolutivas (ablandar abscesos) y febrífugas (fiebre). Como alimento es muy saludable mezclado con las ensaladas.

 

Hinojo

Es buena para la aerofagia, digestión difícil y la colitis. Sus frutos tienen propiedades beneficiosas para el aparato digestivo debido a su riqueza en aceite esencial. Es un estimulante aromático, espasmolítico y antiespasmódico, que actúa sobre los espasmos, los dolores estomacales (gastritis) y del colon (cólicos). Combate la formación de gases intestinales, estimula la digestión y la producción de leche durante la lactancia. Por otro lado su aceite esencial presenta una ligera actividad antimicrobiana.

 

Romero, tomillo, orégano, albahaca y hierbabuena

Tienen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antisépticas que ayudan a largo plazo contra las enfermedades crónicas. Sus ácidos grasos de la familia de los terpenos, causantes de su aroma, promueven la muerte de las células cancerígenas y reducen su expansión.

 

Vinagre de manzana

Depurativo y diurético. El vinagre de manzana ayuda a mejorar la digestión y combatir el estreñimiento, pues además de ejercer una ligera acción laxante, mejora el peristaltismo intestinal. Sin embargo, la propiedad que le ha hecho gozar de mayor reputación es la de coadyuvante en las dietas de control de peso. Es ideal para dietas de control de peso por su capacidad de aumentar la secreción de enzimas relacionadas con la digestión de las grasas. Por otra lado, es muy rico en potasio por lo que aumenta el volumen de la orina ejerciendo un buen efecto diurético y depurativo.

(...)

Nota: Este blog contiene opiniones, impresiones, experiencias y referencias personales. Si el lector actúa conforme a ellos lo hace bajo su libre decisión y exclusiva responsabilidad.

 


Web,s amigas