bienestar

El cuerpo tiene recursos para hacer frente al cáncer, pero con la dieta alimenticia podemos ayudar a combatir mejor el tumor: PH alcalino, reducción de radicales libres, sistema inmune, control de inflamaciones, etc.

El mundo científico se muestra cauto a la hora de pronunciarse en el tema de la nutrición y su relación con el cáncer, aunque hay estudios científicos y publicaciones de prestigio que orientan sobre alimentos saludables.

Seguidamente señalo los alimentos más destacables, algunos informados con su PH: Muy alcalino (+++), alcalino (++), poco alcalino (+), poco ácido (-), ácido (--), muy ácido (---).

1. Tomar té verde (varias infusiones al día)

Es un potente antioxidante y anticancerígeno. Tiene múltiples propiedades por sus polifenoles (fitoquímicos). Entre ellos el EGCG con las siguientes propiedades:

  • Es una de las moléculas más poderosas para reducir la generación y el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos necesarios para el desarrollo del tumor y la metástasis, y bloquea la penetración de células malignas en los tejidos circundantes.
  • Activa la eliminación por el hígado de las toxinas del organismo que favorecen el cáncer.
  • Es un potente antioxidante y anticancerígeno. Si se toma conjuntamente con soja se potencian los efectos de los fitoquímicos de ambos alimentos.

El más activo es el té japonés. Dejar la infusión (2 g) 10 minutos para que libere las catequinas (entre ellas el EGCG). Beber no mas tarde de una hora porque se pierden los polifenoles. Tomar varias tazas al día. Si afecta para dormir no tomar después de las cuatro de la tarde. (PH ++).

2. Hortalizas y verduras frescas (tomar frecuentemente)

  • Alcachofa. Es un excelente depurativo. Ejerce una importante actividad reguladora de la secreción biliar por lo que está indicado en caso de hígado perezoso, ictericia y mala digestión de grasas. Tiene poder regenerador de la células hepáticas, ayuda a combatir las sustancias tóxicas y tiene capacidad de reducir el colesterol. Contiene inulina, polisacárido muy eficaz en la prevención de algunos tipos de cáncer. (PH +).
  • Ajo. Es un excelente antioxidante que ayuda a reducir el riesgo de contraer cáncer por su alto contenido de azufre, oligosacáridos, flavonoides y selenio; además contiene compuestos que ayudan a prevenir enfermedades cardíacas. (PH +++).Recomendación: Picar ajo y cebolla y sofreir ligeramente en un poco de aceite de oliva, aderezar con unas verduras cocidas al vapor o a la plancha, combinándolo todo con curry o cúrcuma.
  • Berenjena. Ayuda a reducir el colesterol y bajar la presión arterial. También retrasa el proceso de oxidación favoreciendo el bloqueo de algunos tipos de cáncer. (PH ++).
  • Cebolla. Contiene alicina, compuesto rico en azufre que actúa como depurador del hígado eliminando las sustancias tóxicas que se acumulan en la sangre y en los tejidos. La cebolla es recomendable contra el cáncer gastrointestinal. (PH ++).
  • Coles. Brócoli, coles de Bruselas, repollo, coliflor, berros, rábanos y lombarda. Las coles, y sobre todo el brócoli, son ricas en sustancias fitoquímicas (glucosinolatos y bioflavonoides) a las que se les atribuyen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y efectos anticancerígenos, quimiopreventivos y antimicrobianos. El Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos ha clasificado el brócoli en primer lugar en la lista de hortalizas con propiedades generales anticancerígenas (PH +). Col rizada y brócoli (PH +++).
  • Espárragos. Es el alimento que contiene más glutathione, uno de los mayores enemigos del cáncer (PH +).
  • Espinacas. Ricas en carotenos, precursores de la vitamina A y en vitamina K1, que intervienen en la prevención del cáncer. Espinaca cruda (PH +++). Espinaca cocida (PH -)
  • Lechuga. Rica en vitaminas (folatos, provitamina A y vitamina C) con acción antioxidante y preventiva de ciertos tipos de cáncer. Las hojas externas de color más oscuro son más nutritivas que las blanquecinas del interior. Tomar cruda para aprovechar su valor nutritivo. Las hojas más duras se pueden cocer como cualquier otra verdura (PH ++).
  • Pimiento. Rico en betacarotenos y vitamina C, antioxidantes y protectores de las mucosas. También contiene capsaicina, que bloquea los compuestos precancerosos de la carne y pescados ahumados y curados (PH +).
  • Remolacha roja. La hemicelulosa presente en la remolacha ayuda a perder peso y a reducir el estreñimiento. Protege contra el cáncer de colon ya que ayuda a combatir los carcinógenos en el tracto intestinal. Además su color morado esconde un potente regenerador celular, las betaínas. Remolacha fresca (PH ++).
  • Setas. Hongos comestibles como las setas asiáticas (shitake, maitake, kawaratake y enokitake) refuerzan el sistema inmune por la presencia de los betaglutanos, compuestos que estimulan la fabricación de interferón natural, eficaz anticancerígeno. Las setas de cardo detienen también el cáncer en pruebas de laboratorio (PH ---).
  • Tomate. El licopeno (color rojo) y la tomatina tienen una alta capacidad antioxidante que evita que los procesos de degeneración celular deriven en cáncer. Su piel y pepitas también tienen efectos anticancerígenos. Para que se libere en licopeno el tomate debe estar cocido. Sugerencia: En una sartén con un poco de aceite de oliva cocer los tomates a fuego lento, añadir cebolla, ajo, tofu, comino, cúrcuma. pimienta y aliño (PH +)
  • Zanahorias, calabaza, calabacín. Su color naranja se debe a su riqueza en betacarotenos, que son antioxidantes. Se cree que protege a los fumadores por su capacidad para regenerar las células del epitelio respiratorio (PH ++).

3. Frutas frescas (varias piezas al día)

  • Aguacate. Contiene vitamina E gran antioxidante aliado contra el cáncer (PH ++)
  • Albaricoque. Contienes betacaroteno, antioxidante que actúa atrapando radicales libres y moléculas de oxigeno libres, que son compuestos tóxicos y cancerígenos (PH --).
  • Cereza. Su ácido glucárico es un depurativo que facilita la eliminación de los xenoestrógenos, tóxicos procedentes de las sustancias químicas del medio ambiente. Cerezas ácidas (PH +). Cerezas dulces (PH -).
  • Ciruela, melocotón y nactarina. Pueden destruir las células malignas de algunos tipos de cáncer sin dañar a las células sanas. Los científicos buscan aprovechar sus propiedades para desarrollar nuevos tratamientos de quimioterapia sin efectos secundarios (PH -).
  • Cítricos. La naranja, limón. Kiwi, pomelo y piña son frutas ricas en vitamina C, antioxidantes y estimulantes de la células defensivas del sistema inmune. Contienen flavonoides, que mantienen las membranas de los capilares sanguíneos permeables y oxigenadas. Se atribuye a la pectina de los cítricos una notoria eficacia para bloquear el desarrollo y avance de distintos tipos de tumores. Limón, pomelo y lima (PH +++). Mandarina (PH ++). Naranja (PH --).
  • Fresa y frambuesa. El ácido elágico de la frambuesa y la fresa (o la nuez, la avellana y la pacana) tienen efectos de anti-angiogénesis (frena el crecimiento de los vasos sanguíneos) y también estimula la eliminación de toxinas y bloquea la transformación de las sustancias cancerígenas del medio ambiente en sustancias tóxicas y estimula la eliminación de toxinas que interactúan con el ADN y provocan mutaciones genéticas. Asimismo tienen alto contenido de vitamina C, vitamina E y beta carotenos, los tres antioxidantes por excelencia. Contienen fibra, minerales y vitaminas. Fresa (PH +). Frambuesa (PH --).
  • Frutas rojos. Las moras, arándanos, grosellas, etc. Son ricas en antocianina, un pigmento morado que tiene un gran efecto antioxidante También son ricas en vitamina A y C, minerales, pectina y ácidos vegetales que ayudan a combatir el cáncer. Los arándanos contienen moléculas capaces de forzar el suicidio de las células cancerosas (apoptosis), similar efecto tienen la canela y el chocolate negro. Grosella (PH +). Arándonos (PH --). Arándanos agrios (PH ---).
  • Granada. Rica en antioxidantes, ayuda a prevenir y tratar varios tipos de cáncer (en especial de próstata). También es rica en ácido cítrico (de acción desinfectante, alcaliniza la orina y potencia la acción de la vitamina C), en ácido málico, en flavonoides (pigmentos de acción antioxidante) y en taninos.
  • Higos y ciruelas pasas. Son ricos en niacina (vitamina B3), un potente inhibidor de la degeneración celular.
  • Kaqui. Aporta vitaminas A, C. Las vitaminas A y C, como antioxidantes, contribuyen a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer. Además por su riqueza en potasio y bajo aporte de sodio, los caquis resultan muy recomendables para las personas con hipertensión arterial o afecciones cardiovasculares.
  • Manzana. Contiene catequinas y quercetina, dos fitoquímicos que protegen contra la acción de los radicales libres. La manzana fresca con piel previene el desarrollo de ciertos tumores y tiene una alta capacidad antioxidante superior a la de las pastillas de vitaminas (PH --).
  • Menbrillo. Es una fruta muy beneficiosa para el organismo. Tiene alto contenido en fibra (pectina y mucílagos) y taninos. También contiene ácido málico (para eliminar el exceso de ácido úrico), potasio, (mineral necesario para la trasmisión y generación del impulso nervioso y para el correcto funcionamiento de los músculos), y vitamina C.
  • Melón. Su contenido en beta carotenos, que se convierten en vitamina A, ambos antioxidantes, hace que sea un eficaz aliado contra el cáncer relacionado con la obesidad y padecimientos cardíacos (PH +).
  • Papaya. Contiene mucha vitamina C con propiedades antioxidantes que ayudan a evitar la formación de células cancerosas (PH +++).
  • Uva. El resveratrol, presente en la piel de las uvas y en las pepitas, bloquea los agentes cancerígenos y el crecimiento de los tumores, asimismo previene las enfermedades coronarias. Con el zumo de uva o las pasas se pierden prácticamente todos los polifenoles (PH --).

4. Alimentos ricos en fibra (30 g de fibra al día)

Los alimentos ricos en fibra ayudan a reducir el colesterol y a arrastrar radicales libres del oxígeno disminuyendo el estrés oxidativo del organismo.

  • Frutas, verduras y hortalizas. Todas aportan fibra en mayor o menor cantidad y con las demás propiedades que ya hemos señalado.
  • Arroz integral. Contiene inhibidores de la proteasa, que retrasan la aparición de cáncer. (PH -).
  • Cereales integrales. El consumo de cereales enteros disminuye el riesgo de padecer linfomas y varios tipos de cáncer. Utilizar en la dieta diaria el pan integral. (PH -).
  • La quinoa o quinua. Rica en antioxidantes, protege el material genético de las células del cuerpo, previene la inflamación y mejora el metabolismo. (PH -).
  • Legumbres. Son ricas en fibra e inhibidores de proteasas que previene o retrasa la aparición de tumores. (PH -).
  • Frutas, verduras y hortalizas.

Se aconseja una dieta que aporte unos 30 gramos de fibra al día, obtenida a través de fruta, verdura, legumbres y cereales integrales. El exceso está desaconsejado. Un exceso de fibra puede provocar problemas carenciales de algunos minerales (calcio, hierro) o problemas digestivos, entre otros.

5. Pescado azul (al menos dos veces por semana)

El pescado azul (sardina, boquerón, anchoa, trucha, atún, bonito, caballa, salmón, anguila, arenque, cazón, congrio, chicharro, emperador, pez espada, lamprea, palometa) además de minerales como yodo, selenio y proteínas de alta calidad contiene grasas poli-insaturadas y omega 3 que ayudan a regular los niveles de colesterol y tienen un efecto preventivo contra varios tipos de cáncer.

Los ácidos grasos omega3 presentes en los pescados grasos reducen la inflamación, el crecimiento de las células cancerígenas y la expansión de tumores en forma de metástasis. El riesgo de padecer cáncer es menor consumiendo pescado al menos dos veces por semana.

6. Probióticos (dieta anticáncer)

Ajo, cebolla, tomate, espárragos, plátano, trigo. Estimulan el desarrollo de las bacterias probióticas del intestino que mejoran la digestión, el funcionamiento del sistema inmune y el número de células anticancerígenas. Son alcalinos excepto el plátano maduro (PH -) y el trigo (PH ---).

7. Hierbas, especias y condimentos (dieta anticáncer)

  • Romero, tomillo, orégano, albahaca y hierbabuena. Sus ácidos grasos de la familia de los terpenos, causantes de su aroma, promueven la muerte de las células cancerígenas y reducen su expansión. Tienen propiedades antioxidantes y de prevención contra varios tipos de el cáncer.
  • Perejil y apio. Contienen apigenina, tiene un potente efecto inhibidor de la creación de vasos sanguíneos, necesarios para el desarrollo del tumor. Perejil (PH +++). Apio (PH ++).
  • Cúrcuma (principal especia del curry). Su principal molécula la "curcumina" es el antiinflamatorio natural más potente que se conoce, inhibe el desarrollo y crecimiento de tumores.
    • Actúa en la angiogénesis impidiendo la creación acelerada de vasos sanguíneos (necesarios para el desarrollo del tumor), interfiere el NF-KappaB, - que protege las células tumorales frente a los mecanismos de defensa del organismo -, y fuerza a las células cancerosas a morir (apoptosis).
    • Favorece la eliminación de sustancias cancerosas, ayuda al cuerpo a producir sustancias anticancerosas y tiene un gran poder antioxidante (en algunos estudios se habla de que es hasta trescientas veces más potente que la vitamina E).
    • En el laboratorio se ha comprobado que potencia la efectividad de la quimioterapia y que reduce el crecimiento del tumor.
    • Para que el organismo la asimile debe tomarse con pimienta negra o con jengibre.
    • Sugerencia: Mezclar 1/4 de cucharada sopera de cúrcuma en polvo con 1/2 cucharada sopera de aceite y una generosa pizca de pimienta negra, aderezar con esta mezcla ensaladas de verdura o sopas. Añadiendo néctar de ágave se elimina el ligero sabor amargo de la mezcla.
  • Jengibre. Esta raíz es un potente anti-inflamatorio y antioxidante (más eficaz que la vitamina E). Ayuda a reducir la creación de nuevos vasos sanguíneos necesarios para la creación de tumores.
    • Se pueden aderezar con ralladuras de jengibre las verduras variadas mientras se hacen en la sartén.
    • También se puede tomar en infusión, para ello poner rodajas finas en agua hirviendo durante 15 minutos y tomar caliente o frio (PH ++).

8. Otros alimentos para la dieta anticáncer

  • Aceitunas y aceite de oliva virgen. Contienen concentraciones especialmente elevadas de antioxidantes fenólicos. Su ácido oleico se inserta en la membrana celular y regula las señales que controlan la presión arterial y la multiplicación celular. Tiene efecto antitumoral y antihipertensor.
    • El aceite de oliva lo podemos utilizar para aliñar ensaladas y para cocinar carne o pescado.
    • Debemos ingerir unas 3-5 cucharadas día. Emplear aceite de oliva virgen o virgen extra.
    • Aceitunas (PH -). Aceite de oliva (PH +).
  • Algas. Son depurativas, ricas en minerales y vitaminas, y contienen fibra. Se recomiendan para ayudar a eliminar los efectos secundarios de los tratamientos de quimioterapia y radioterapia ya que refuerzan el sistema inmune.
  • Aloe vera. El jugo de aloe vera puro previene y ataca la fase incipiente en varios tipos de tumores. En los tratamientos de quimioterapia ayuda a curar las llagas de la boca y las capas de epidermis de estómago e intestino. Además, su alto contenido en germanio ayuda al sistema inmunológico.
  • Chocolate oscuro. Rico en flavonoides, antioxidantes que combaten el daño celular que conduce al crecimiento del tumor.
  • Frutos secos. Las nueces, avellanas, almendras y pipas de girasol son una fuente de vitaminas B y E y de minerales como el magnesio, manganeso, selenio y zinc. Muy antioxidantes. Ricos en grasas mono y poliinsaturadas que ayudan a disminuir el colesterol LDL (colesterol malo) y el nivel de lípidos en sangre. Concretamente la nuez contiene ácidos grasos omega 3, fitosteroles y antioxidantes que ayudan a detener el desarrollo del cáncer. (PH muy variado. Ver Tablas de alimentos y su PH).
  • Huevos orgánicos. Actúan como protectores por sus altos niveles de aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales. (PH --).
  • Soja. Contiene potentes moléculas fitoquímicas que contrarrestan los mecanismos esenciales para la supervivencia y propagación del cáncer, son las isoflavonas de la soja (genisteína, daidzeína y gliciteína). No obstante el consumo de concentrados alimenticios con isoflavonas deben evitarse durante la menopausia. Respecto a la soja algunos opinan que solo debe tomarse fermentada de lo contrario puede ser perjudicial. (PH +).
  • Miel. Tiene propiedades antisépticas. Perfecto para evitar infecciones asociadas a la bajada de defensas que conlleva el tratamiento contra el cáncer. (PH +).
  • Vino tinto. El vino tinto contiene polifenoles, que reducen la activación de una proteína que desarrolla las células cancerígenas (tomar con moderación. (PH --).

 

Nota: Este blog contiene opiniones, impresiones, experiencias y referencias personales. Si el lector actúa conforme a ellos lo hace bajo su libre decisión y exclusiva responsabilidad.

 


Web,s amigas