bienestar

Dieta y vida anticáncer

Mantener una dieta alimenticia saludable es clave para mejorar la resistencia del organismo a los mecanismos de inicio y supervivencia del cáncer o ayudar a su destrucción. Además hábitos de vida saludables, ejercicio físico y reducir tensiones emocionales.

Como convaleciente de cáncer creo que para vencer esta enfermedad es conveniente conocerla bien e intentar neutrarlizarla desde todos los frentes posibles.

1. Dieta anticáncer. Introducción

No hay fórmulas mágicas que garanticen librarse de la aparición del cáncer porque depende de la interacción de factores genéticos, hormonales, hábitos de vida y tensiones emocionales.

No obstante, se sabe que el modo de vida actual promueve el inicio y desarrollo del cáncer y que se puede reducir el riesgo de padecerlo, o reforzar el tratamiento médico, con alimentación y estilo de vida saludables.

Una dieta anticáncer pone atención en favorecer las condiciones que promueven la muerte de las células tumorales (apoptosis), tales como:

  1. Alcalinizar el organismo.
  2. Reducir los residuos tóxicos y radicales libres.
  3. Fortalecer el sistema inmune.
  4. Controlar las inflamaciones.
  5. Evitar la creación acelerada de vasos sanguíneos.

Veámoslo con más detalle:

  1. El organismo debe tener un PH alcalino para su buen funcionamiento.
    • Por eso elimina los residuos tóxicos ácidos a través del hígado, riñones, pulmón, intestinos y piel.
    • Mantener al 100% este sistema de filtros y drenaje se consigue con una dieta abundante en agua, frutas y verduras frescas.
  2. El cuerpo necesita antioxidantes para neutralizar los residuos tóxicos y radicales libres.
    • El organismo genera de manera natural radicales libres que son perjudiciales para las células.
    • Los radicales libres son neutralizados naturalmente con los antioxidantes que genera el propio cuerpo.
    • A veces no es suficiente y hay contribuir a esta limpieza tomando alimentos con efectos antioxidantes:
      • Vitaminas (A, C y E),
      • Minerales (selenio, zinc y cobre) y
      • Fitoquímicos de los vegetales (terpenos, fenoles, tioles y lignanos).
      • Todos estos elementos están presentes en las verduras y frutas.
  3. Es necesario mantener fuerte el sistema inmune para defenderse de enfermedades, entre ellas el cáncer.
    • Se consigue con una dieta variada de alimentos frescos y ricos en vitaminas (A, B, C y E), minerales (hierro, zinc y selenio) y en fitoquímicos (todos presentes en los vegetales).
  4. Hay que controlar las inflamaciones.El cáncer provoca inflamaciones para desarrollarse.
    • Por eso es necesario tomar alimentos con propiedades antiinflamatorias.
    • Los fitoquímicos de los vegetales son capaces de bloquear la acción inflamatoria de los tumores:
      • Las "catequinas" del té verde,
      • El "revesterol" del vino tinto o
      • La "curcumina" de la cúrcuma (utilizada para la salsa curry).
  5. Evitar la creación acelerada de vasos sanguíneos. El tumor necesita crear de manera acelerada vasos sanguíneos para alimentarse.
    • Por eso es conveniente tomar alimentos con propiedades naturales que eviten la creación acelerada de vasos sanguíneos, como son: el champiñón comestible común o determinados tés verdes, especias e hierbas.

Los nutrientes (vitaminas y minerales) están en la mayoría de los alimentos pero los fitoquímicos solo están en los vegetales.

  • Los fitoquímicos son pigmentos que tienen las plantas para defenderse de la intemperie así como de los insectos y microorganismos (ya que no pueden moverse del sitio donde viven).
  • Cuanto más intenso es el color de la hortaliza o fruta (verde, azul, rojo amarillo, naranja....) mayor cantidad de fitoquímicos tiene.
  • Los fotoquímicos tienen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y ayudan al organismo a prevenir enfermedades.
  • Los fitoquímicos reducen los radicales libres, neutralizan la acción de las sustancias cancerígenas que promueven la degeneración de las células y detienen el crecimiento del cáncer cuando ya se ha iniciado el tumor.
  • Se encuentran naturalmente en las plantas (hortalizas, frutas, cereales integrales, semillas, legumbres, etc).

Los fitoquímicos se dividen en cuatro grupos:

  • Terpenos (antioxidantes): Carotenos (tomate, perejil, naranja, pomelo rosado, espinacas). Licopenos (tomate, ají).
  • Fenoles (antioxidantes): Flavonoides (manzanas, cebollas rojas y amarillas, brócoli, uvas rojas, jugo de uva, vino tinto). Isoflavonas (soja y otras legumbres).
  • Tioles (sulfurados): Brócoli, repollo, coliflor, cebolla, ajo, puerro, etc.
  • Lignanos: Semillas de lino, salvado de trigo, cebada y avena.

2. Acidez, alcalinidad y cáncer (el PH)

2.1. Mantener el organismo ligeramente alcalino

Es necesario mantener el organismo con un PH equilibrado casi neutro con cierta inclinación alcalina para que pueda defenderse de enfermedades y tumores.

Las células cancerosas permanecen latentes en un PH neutro, si cambia a ácido se desarrolla el tumor y si es alcalino se frena o incluso muere.

Con una dieta alimenticia alcalina se puede subir el PH del cuerpo a alcalino y frenar el desarrollo del tumor.

2.2. Alimentos que acidifican o alcalinizan el organismo

Acidifican: Azúcar refinada y todos sus productos. Carnes (todas). Leche de vaca y todos sus derivados. Sal refinada. Harina refinada y todos sus derivados (pastas, galletas, etc.). Productos de panadería (la mayoría contienen grasas saturadas, margarina, sal, azúcar y conservantes). Margarinas. Gaseosas. Cafeína. Alcohol. Tabaco. Medicinas. Alimentos cocinados (la cocción elimina el oxígeno de los alimentos y los trasforma en ácidos) inclusive las verduras cocinadas. Alimentos envasados que contengan conservantes, colorantes, aromatizantes, estabilizantes, etc.

Alcalinizan: Las verduras y frutas crudas aportan oxigeno cocidas no (el limón tiene un PH 2,2 pero en el organismo tiene un efecto altamente alcalinizante). Semillas. Cereales integrales (consumir cocidos). La miel es altamente alcalinizante. La clorofila de las plantas, sobre todo el aloe vera. El agua es importante para el aporte de oxigeno.

Tablas de Alimentos ácidos y alimentos alcalinos.

2.3 Limpieza de los órganos depurativos (hígado, riñones y pulmones)

La dieta puede alcalinizar el organismo pero también hay que atacar la causa de la acidez y eso significa limpiar el sistema de depuración (hígado, riñones y pulmones). Esta limpieza se puede conseguir con

  • la Firoterapia (alimentos depurativos y plantas medicinales depurativas).
  • la Hidroterapia (ayuda a la secreción por la piel); y otros tratamientos naturales. Es muy saludable como hidroterapia tomar un baño en la bañera con agua caliente y dos kilos de sal.

Ejemplos de plantas medicinales con principios activos para limpiar los órganos depurativos:

  • Pulmones (eucalipto, tomillo, manzanilla, menta).
  • Hígado (cardo mariano, hojas de alcachofera, diente de león, boldo, menta, salvia, agrimonia).
  • Riñón (uña de gato, gayuba, chancapiedra, astrágalo, ortiga, perejil, diente de león).
  • Una infusión efectiva para limpiar el sistema depurativo es: Té verde + alcachofera + tomillo.

Y como venimos señalando también se encuentran estos principios activos en los Fitoquímicos (hortalizas, frutas, cereales, legumbres).

3. Antioxidantes

La células necesitan oxigeno para vivir, pero a la vez el oxígeno es una molécula que genera especies reactivas que dañan los componentes vitales de las células favoreciendo su envejecimiento. Por ello el organismo posee una compleja red de antioxidantes (enzimas - dimutasas, catalasas, peroxidasas - y coencimas - Q10) que evitan que estas especies reactivas del oxigeno se formen o bien las eliminan antes de que puedan dañar a las células.

Es posible ayudar al organismo consumiendo alimentos antioxidantes que contribuyen a combatir el estrés oxidativo, disminuir el riesgo de ciertas enfermedades y hacer más lento el proceso oxidativo aunque no modifican el desgaste natural que conlleva la vejez. Una muestra de antioxidantes:

  • Vitaminas
    • Vitamina C: Frutas y hortalizas en general (frescas y crudas), como guayaba, kiwi, mango, piña, caqui, cítricos, melón, fresas, bayas, pimientos, tomate, familia de la col, etc.
    • Vitamina E (tocoferol): Vegetales de hoja verde, aceites vegetales, frutos secos, germen de cereales o cereales de grano entero
    • Provitamina A (betacaroteno): Verduras de color verde o coloración rojo-anaranjado-amarillento (zanahoria, espinacas, calabaza, etc.), y cierta frutas (albaricoques, cerezas, melón y melocotón).
  • Minerales
    • Selenio (mineral): Carnes, pescados, marisco, cereales completos, huevos, frutas y verduras.
    • Zinc: Carnes y vísceras, pescados, huevos, cereales completos y las legumbres.
    • Cobre: Vegetales verdes, hígado, pescado, marisco y cereales completos.
  • La cisteína (aminoácido): Carnes, pescados, huevos y lácteos. Es un detoxificante potente contra los agentes que deprimen el sistema inmune, como el alcohol, el tabaco y la polución ambiental.
  • Colorantes y protectores vegetales (fitoquímicos): Beta carotenos (en verduras y frutas amarillas y anaranjadas y verduras verdes oscuras). Alfa-carotenos (zanahoria). Licopenos (tomate). Luteínas y xantinas (verduras de hojas verdes como el brócoli). Beta criptoxantinas (frutas cítricas). Flavonoides (verduras de hoja verde, coles, frutas rojas y moradas y los cítricos). Isoflavonas (soja y algunos derivados como el tofu y el tempeh). Ácido alfa-lipoico (abunda en el tomate).

Los antioxidantes son ampliamente utilizados como ingredientes en complementos dietéticos con la esperanza de prevenir enfermedades como el cáncer, aunque no hay que abusar porque el consumo excesivo puede ser perjudicial. Es suficietne con adoptar una dieta alimenticia equilibrada.

En EEUU existe un método para determinar la capacidad antioxidante de los alimentos (ORAC) midiendo su capacidad de absorción de radicales de oxígeno. Solo se ha probado en laboratorio con alimentos vegetales de uso en EEUU. No obstante se han difundido listas de ORAC. Aquí dejo algunos alimentos ordenados por el método ORAC de mayor a menor actividad antioxidante:

  • Frutas: Moras, arándanos, manzanas, ciruelas, frutillas, pera verde, frambuesas, naranja, uva roja, uva verde, piña, plátanos, nectarina, kiwi.
  • Verduras: Pimiento rojo, alcachofas, patatas, pimientos, espárragos, espinaca, brócoli, cebolla, repollo. morado, zanahorias, lechugas, arvejas, repollo blanco, tomates.

Casi todas las frutas y verduras sometidas a altas temperaturas (hervidas) reducen el valor antioxidante hasta en un 90%, mientras que cocinadas al vapor retienen más antioxidantes.

Los factores que pueden estimular la producción de radicales libres son: Inflamaciones, fumar, ejercicio físico, contaminación del aire, radiaciones, dietas altas en ácidos grasos poliinsaturados, isquemias, carcinógenos, etc.

Dentro de los efectos adversos de los radicales libres se citan: los daños a la membrana celular, al colágeno, al ADN, al material cromosómico y a las proteínas, enzimas y moléculas que regulan los niveles de calcio intracelular (Cooper, 1995).

2. Alimentos a reducir en una dieta anticáncer

2.1. Sustituir los azúcares refinados, harinas blancas, arroz blanco, etc.

Los alimentos con alto "índice glucémico" (hidratos de carbono o carbohidratos) aumentan los niveles de azúcar en sangre y se produce insulina y la molécula IGF que potencian los factores inflamatorios estimulando el crecimiento de las células cancerígenas y su capacidad para invadir tejidos vecinos.

Por eso hay que sustituir los azúcares refinados por néctar de ágave, miel de acacia o azúcar de coco; la harina blanca por harina integral; y el arroz blanco por arroz integral.

Asimismo hay que reducir las patatas; los cereales inflados y azucarados de los desayunos; las confituras, mermeladas y gelatinas; la fruta cocida en azúcar y la fruta en almíbar; las bebidas edulcoradas y el alcohol (se puede tomar un par de copas de vino en las comidas).

2.2. Reducir la leche y los productos lácteos

A partir de los 6/7 años de edad los productos lácteos pueden resultar perjudiciales para la salud y hasta pueden favorecer el cáncer.

En China donde los adultos no toman leche ni productos lácteos se producen muchos menos cánceres de próstata y de mama que en occidente donde los productos lácteos forman parte importante de la dieta habitual. Los chinos que viven en EEUU acaban padeciendo estos cánceres en el mismo porcentaje que la media del país.

2.3. Evitar carnes rojas y productos de carne de cerdo (embutidos)

Las grasas de origen animal (cargadas de omega-6) rompen el equilibrio fisiológico del organismo con efectos de obesidad e inflamatorios y con riesgo de padecer cáncer.

Mejor consumir carne magra y huevos orgánicos de animales criados en el campo con pastos o con piensos que contengan linaza y no criados a base de maiz, soja y trigo, que son los culpables del exceso de omega-6 en la carne.

Evitar también las carnes que contengan hormonas de crecimiento rápido porque estimulan la molécula IGF que tiene efectos inflamatorios y cancerígenos.

2.4. Evitar grasas de origen animal

Reducir la mantequilla, la manteca, el sebo (y sus mezclas), la grasa de pollo y los aceites de pescado (el pescado sí es beneficioso).

2.5. Limitar los aceites vegetales (excepto oliva y linaza)

Moderar el consumo de aceites vegetales (excepto oliva y linaza). Los omega-6 y omega-3 de los aceites vegetales son grasas insaturadas saludables, pero están muy descompensados.

El aceite de girasol tiene 70 veces más omega-6 que omega-3, el aceite de soja tiene 7 veces más y el aceite de colza tres veces más.

El exceso de omega-6 tiene efectos inflamatorios y cancerígenos. Por eso hay que compensarlo con omega-3.

2.6. Evitar grasas hidrogenadas (grasas trans)

Reducir al máximo las grasas hidrogenadas porque tienen todavía mayores efectos inflamatorios y cancerígenos que el exceso de ácidos grasos omega-6. Se utilizan para que los productos duren más en las estanterías (galletas, postres, patatas fritas, etc). Ver etiquetas y descartar.

La margarina se basa en aceites vegetales tratados químicamente convirtiéndolos en grasas hidrogenadas perjudiciales (grasas trans). Es preferible la mantequilla.

2.7. Evitar las conservas, los ahumados y el salazón

Este tipo de alimentos tiene diversas sustancias cancerígenas.

2.8. Evitar la comida fácil y la comida envasada

Los alimentos pre-cocinados suelen contener conservantes con efectos cancerígenos (ver etiquetas y descartar). Tampoco es recomendable recalentar los alimentos varias veces.

2.9. Evitar dietas cargadas de alimentos energéticos

El sobrepeso favorece el cáncer.

2.10. Evitar cocinar en barbacoa, fritos y plancha

Cuando se cocina carne o pescado en barbacoa, sartén o plancha, a partir de los 140º se forman pigmentos marrones y ciertos productos químicos que son potentes carcinógenos. Cuanto más altas temperaturas más se producen. Se conoce como reacción de Maillard. Lo mejor es cocinar al vapor, sin grasa ni aceite.

Por orden de más saludable a menos saludables se puede citar: el microondas, hervido, guisado, olla a presión, asado, frito con aceite abundante o freidora, frito con poco aceite, a la parrilla y a la brasa de carbón. No obstante, la olla a presión está bien para legumbres y cereales, pero no para la verdura porque se alcanzan 140 grados y a partir de los 95 grados se pierden los fitoquímicos (antioxidantes-antiinflamatorios).

3. Alimentos a reforzar en una dieta anticáncer

Los alimentos actúan sobre varios mecanismos del organismo al mismo tiempo y combinándolos adecuadamente es posible aumentar sus efectos sobre un número mayor de procesos presentes en la creación y desarrollo del cáncer.

La influencia continuada de la dieta alimenticia aumenta su eficacia y, a la vez, su actuación suave no provoca efectos secundarios.

Se puede partir de la excelente dieta mediterránea.

3.1. Reforzar la dieta con productos de origen vegetal

Las plantas no pueden moverse y para defenderse de insectos, bacterias, etc. están provistas de fitoquímicos con propiedades antimicrobianas, antifúgicas e insecticidas; y para protegerse de la intemperie los fitoquímocos de las plantas tienen propiedades antioxidantes que evitan que se oxiden sus células.

Existen estudios concluyentes de que los antioxidantes pueden relentizar o prevenir enfermedades cardiovasculares y degenerativas como el cáncer, el alzhéimer o el propio envejecimiento.

Los fitoquímicos se encuentran en:

  • Hortalizas y verduras frescas variadas (huir de las envasadas). Diariamente tomar una buena ensalada variada con aceite de oliva (o linaza) o un buen gazpacho con tomate, ajo, aceite de oliva y pimiento (todos anticancerígenos).
  • Hierbas como romero, tomillo, orégano, albahaca, hierbabuena, perejil y apio. O especias como la cúrcuma (quizá el más potente antiinflamatorio natural).
  • Frutas frescas. Varias piezas de fruta al día, pero preferiblemente que sean bajas en fructosa como: moras, bananas, toronjas, uvas, melón dulce, kiwi, limón, lima, naranja, mandarinas, maracuyá o fresas.

3.2. Reforzar la dienta con alimentos ricos en fibra

Cereales integrales, legumbres, frutos secos y semillas, que regulan el sistema digestivo y aportan moléculas esenciales en la protección y prevención del cáncer.

3.3. Tomar pescados azules o grasos

Los pescados azules contienen grasas poliinsaturadas y omega 3 que ayudan a regular los niveles de colesterol.

Se encuentran especialmente en los pescados azules o grasos (atún, salmón, sardina, boquerón, trucha, bonito, caballa, anguila, arenque, cazón, congrio, chicharro, emperador, pez espada, lamprea, palometa, bacalao, hipogloso ...).

Además el pescado tiene minerales como yodo, selenio y proteínas de alta calidad. Consumir 3 veces a la semana.

3.4. Tomas solo carnes blancas

Pollo, pavo, ternera o conejo, en sustitución de la carne roja y embutidos. Comprobar que sean animales criados con pasto y piensos que contengan linaza (evitar con maiz, soja y trigo responsables del omega-6). No cocinar a altas temperaturas para evitar la reacción de Maillard.

4. Complementos alimenticios (fitoterápicos)

Los complementos alimenticios concentran las propiedades naturales de las plantas para prevenir o tratar las enfermedades, incluido el cáncer.

Estos complementos fitoterápicos ayudan a la medicina tradicional y en algunos casos hasta pueden ser una alternativa.

La medicina tradicional trata de "matar" el tumor por tres vías: cirugía, radioterapia y crioterapia o quimioterapia. Pero hay que recuperar y fortalecer el organismo y sus mecanismos de defensa cuanto antes para destruir las células tumorales.

Se trata de conseguir la sinergia del uso combinado de todos los recursos: medicina tradicional, fitoterapia (principios activos de las plantas), oligoterapia (minerales esenciales), hidroterapia (ósmosis percutánea), ozonoterapia (inundar de oxigeno al organismo), etc.

Los principios activos de las plantas suelen tener efectos antioxidantes, antiinflamatorios, antisépticos y producen beneficios a diferentes órganos y funciones del organismo.

Existe amplia información sobre los principios activos de las plantas (ajo, alcachofa, arándano, cola de caballo, diente de león, aceite de germen de trigo, gimseng, hinojo, jengibre, levadura de cerveza, olivo, omega3, papaya, soja, té verde, vinagre de manzana, selenio, magnesio, cromo, etc.)

Consultar al especialista antes de consumir complementos fitoterápicos, sobre todo si se están tomando medicamentos, en embarazo o ante una intervención quirúrgica.

Todo ello procurando mantener siempre una dieta equilibrada, hábitos de vida saludables, hacer ejercicio físico si se puede y reducir tensiones emocionales.

 

5. Medidas complementarias para ayudar a prevenir el cáncer

  • Mantener un hábito regular de comidas en cantidad y en horario. No tomar alimentos demasiado calientes ni demasiado fríos. Ingerir bastantes líquidos a lo largo del día. Y reducir la sal (preferible sal marina).
  • Limitar el consumo de alcohol a un par de vasos de vino tinto al día y siempre en la comida. Abandonar el hábito de fumar (el alcohol y el tabaco se asocian con más del 50% de los tumores malignos).
  • Realizar ejercicio físico de forma habitual, por ejemplo caminar diariamente al menos una hora, que se puede complementar con otro tipo de ejercicio físico. En caso de estar en tratamiento hacer el ejercicio con moderación en cuanto sea posible.
  • Evitar envolver los alimentos en plástico y, sobre todo, evitar calentarlos en envases de plástico. El plástico traslada moléculas cancerígenas a los alimentos.
  • No utilizar perfume directamente sobre la piel, hacerlo sobre la ropa. El perfume suele llevar incorporados productos para retener el olor que entran en el cuerpo a través de la piel y pueden favorecer el cáncer.

6. Conclusión

Se puede afirmar que seguir una dieta equilibrada mejora la calidad de vida, ayuda a prevenir enfermedades y reduce el riesgo de padecer cáncer.

Es muy recomendable adoptar un patrón de alimentación con ingesta de productos de origen vegetal (hortalizas, frutas, aceite de oliva, cereales integrales, frutos secos, semillas y legumbres), pescado y carne magra o proteínas de origen vegetal de alto valor biológico. Dejo a cada cual el controvertido tema de los productos lácteos; yo prácticamente los he suprimido.

Es importante combinar todos los efectos para conseguir que el tumor muera:

  • Eliminar sustancias tóxicas potencialmente cancerígenas.
  • Alcalinizar el organismos y mantener en buen funcionamientos los filtros naturales y sistemas depurativos del organismo.
  • Potenciar nuestro sistema inmune.
  • Bloquear el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos, necesarios para el desarrollo de tumores (angiogénesis).
  • Impedir que los tumores creen la inflamación que les sirve de fertilizante para su crecimiento.

 

Referentes de interés

Libro "Anti Cáncer" del Dr. David Serván-Schreiber. Descargar resumen en pdf de la web amiga www.tranbel.com

Web Guía de Alimentación y Salud de la UNED.

Web fitoterapia.net. Uso terapéutico de producto de origen vegetal.

Trabajo interesante sobre los efectos saludables de los fitoquímicos

 

Nota: Este blog contiene opiniones, impresiones, experiencias y referencias personales. Si el lector actúa conforme a ellos lo hace bajo su libre decisión y exclusiva responsabilidad.

 


Web,s amigas