actualidad

Preceptos estratégicos de Mao

Mao Tse Tung utilizó en su estrategia militar preceptos de clásicos chinos, como Sun Tzu. Estos preceptos siguen siendo de plena aplicación en situaciones donde hay un opositor o un adversario a batir.

En su juventud Mao Tse Tung utilizaba citas de los clásicos chinos para discutir con su padre. Llegado el momento advirtió que aquellos preceptos podían aplicarse con éxito en la guerra. Hoy se utilizan por líderes eficaces en el mundo de la empresa, la política, el deporte, etc.

Cualidades del directivo

Mao afirmaba que las cualidades de un general deben ser la sabiduría y el valor junto con la capacidad de reaccionar adecuadamente a los cambios de circunstancias. Estas cualidades son esenciales en un buen líder.

Mantener la iniciativa

El que pierde la iniciativa es derrotado por regla general mientras que el que la conserva gana habitualmente. La iniciativa se suele perder por subestimar al adversario o por no conocerse a sí mismo. Mao cita al clásico Sun Tzu "Conoce al enemigo y conócete a ti mismo y podrás librar cien batallas sin saber lo que es la derrota".

Flexibilidad

La rigidez conduce inevitablemente a tener pérdidas inútiles, por el contrario, la flexibilidad es la manifestación concreta de la iniciativa.

Revisar y reajustar los planes

Es necesario conocer la situación antes y después de la puesta en marcha de un plan porque contribuye al mejor conocimiento de la situación y facilita la obtención de ventaja.

Para hacer esto hay que examinar que el plan trazado inicialmente se está cumpliendo. Si no es así o si lo es solamente en parte, hay que valorar las nuevas informaciones, emitir nuevos juicios, tomar nuevas decisiones y modificar del plan primitivo para hacer frente a las nueva situación.

Casi todas las operaciones requieren modificaciones parciales y, en algunos casos, un cambio total. Un exaltado que no sabe modificar su plan o que negándose a cambiarlo actúa ciegamente, acabará estrellando inevitablemente su cabeza contra un muro de ladrillos.

La astucia y la sorpresa

Adoptando toda clase de subterfugios es posible conseguir que el adversario se perjudique a sí mismo haciéndole llegar a conclusiones falsas y seguir una conducta errónea y hacerle perder así la superioridad y la iniciativa.

La moral del adversario

La moral del adversario es un objetivo prioritario. Es muy importante socavarla antes de que tenga lugar el enfrentamiento. Sun Tzu fue el primero en proponer la guerra psicológica.

Conclusión

El conocimiento acumulado en la historia sobre la repuesta humana ante diversas situaciones mantiene su vigencia mantienen hoy su vigencia y debidamente adaptados son de aplicación a otros ámbitos como las escuales de negocios.

 


Web,s amigas