actualidad

Frete al independentismo hay que presentar firmeza en una marco de democracia, respeto a las leyes y al orden constitucional, máxima transparencia y comunicación.

Desde hace tiempo estoy discrepo de la acutación de la mayoría de nuestros políticos y de quien los sustentan con su voto. Tengo la impresión de que se vota más con el corazón y con las tripas que con la inteligencia.

Y ocurre que los partidos mayoritarios han tenido que contar con partidos locales, algunos de ellos separatistas, para sacar adelante los presupuestos generales y otras decisiones estratégicas importantes.

Y así llegamos a situaciones lamentables como la delaración unilateral de independencia del autogobierno catalán. Y lo que me preocupa no es tanto la presión catalana, que ya se esperaba, sino la pasividad y ausencia de sentido de estado de nuestros políticos.

Ante la ofensiva del independentismo se percibe excesiva tolerancia y debilidad, lo que lleva al empleo de la fuerza en desventaja, al desprestigio y finalmente al descontrol de la situación. No se ve liderazgo, ni iniciativa, ni comunicación, incluso hemos visto reproche internacional aún estando del lado de la ley y de la razón.

Considerando que el problema seguirá, me tranquilizaría la intervención firme del Estado para restituir el orden constitucional, jurídico y democrático en Cataluña y lanzar un proyecto de gran impacto democrático, transparencia y difusión:

1. Restituir el orden constitucional.

2. Elecciones en Cataluña.

3. Elecciones Generales en España para que el parlamento actualice el sentir de los españoles. 

4. Debate sobre las reformas constitucionales que se consideren oportunas (siguiendo los procedimientos previstos en la propia Constitución). 

De esta manera España haría un alarde de democracia. Pero mucho me temo que las cosas no van a ir por ahí. Ojalá me equivoque.

 


Web,s amigas