actualidad

Sistema electoral de Francia

El sistema electoral de Francia es uninominal mayoritario a dos vueltas. Los ciudadanos eligen directamente al Jefe del Estado y a los Diputados. Este sistema favorece el control del candidato por parte de los electores, no refleja la proporcionalidad entre votos y escaños, propicia que resulten favorecidas las mayorías en perjuicio de las minorías, tiende a conformar alianzas electorales y fomenta el voto útil.

Modelo de estado francés

Francia es una república semipresidencialista. El Jefe de Estado es el Presidente de la República. Se elige mediante voto directo.

En cambio el Gobierno es nombrado por la Asamblea con un Primer Ministro del partido más votado. Puede ocurrir que el Presidente y Primer Ministro sean de distintos partidos, se conoce como cohabitación.

Francia tiene un sistema parlamentario bicameral, con una Cámara Alta (Senado) para la representación territorial y una Cámara Baja (Asamblea).

Los ciudadanos eligen directamente al Presidente de la República y a los Diputados de la Cámara Baja (Asamblea Nacional) y de manera indirecta al Senado (a través de los Grandes Electores).

Sistema electoral francés

La Constitución de la República Francesa (1958) establece un sistema electoral uninominal mayoritario a dos vueltas, en el que sólo el candidato que venca con mayoría absoluta en la primera vuelta se libra de confrontarse de nuevo en una segunda vuelta.

Es habitual dar una segunda vuelta, ya que la primera plasma a través del voto la lógica dispersión ideológica. Para la segunda vuelta se retiran los candidatos peor situados y se canaliza y fuerza el voto útil a los mejor situados del espectro ideológico.

Solo hay un candidato ganador y el resto de los votos no computan por lo que es un sistema que distorsiona la proporcionalidad entre votos y escaños.

En cambio la elección de los candidatos es muy personalista y favorece el control de los electores sobre su candidato. Propicia las alianzas electorales y fomenta el bipartidismo y el voto útil. Puede crear cierta desafección puesto que en la segunda ronda muchos electores se ven obligados a votar a la contra por la opción menos mala.

El sistema uninominal mayoritario se utiliza también en otros sistemas parlamentarios como el Reino Unido o Canadá (para elegir los miembros del parlamento) y en sistemas presidencialistas como Estados Unidos (para los miembros de la cámara de representantes).

Elección a la Asamblea Nacional francesa

La asamblea nacional (cámara baja francesa) está compuesta por 577 diputados elegidos para 5 años por un sistema uninominal mayoritario a dos vueltas.

El país se divide en 577 circunscripciones de las que saldrá un solo diputado por cada una. La división se hace teniendo en cuenta la población.

En cada circunscripción se presentan diversos candidatos y el votante elige el candidato para representar ese distrito o circunscripción. El candidato que obtiene la mayoría absoluta (más del 50% de los votos) es designado representante (o diputado) de la circunscripción.

Si ningún candidato de la circunscripción obtiene la mayoría absoluta pasan a la segunda vuelta los candidatos con al menos un 12,5% de los votos. Si este requisito de más del 12,5% lo cumple solo un candidato, o ninguno, la segunda vuelta se dará entre los dos candidatos con más votos en la primera ronda. La segunda vuelta el candidato que reciba el mayor número de votos es designado el representante (o diputado) de la circunscripción

El parlamento se conforma por la asamblea de los 577 candidatos ganadores por sufragio directo.

El sistema por tanto favorece las mayorías en perjuicio de las minorías que ya no participan en la segunda vuelta, esto favorece las alianzas. Y en la segunda vuelta muchos electores se ven obligados al voto útil o voto táctico.

Elección a Presidente de la República de Francia

La Constitución de la República Francesa (1958) establece que el presidente tiene que ser elegido por mayoría absoluta de votos emitidos.

En la primera votación suelen presentarse varios candidatos y ninguno suele obtener más de la mitad de sufragios. Lo habitual es pasar a la segunda vuelta, donde sólo participan los dos candidatos que más votos hayan obtenido en la primera.

El candidato que obtenga un mayor número de votos en la segunda vuelta se declara Presidente de la República.

Sistema electoral de Francia

Elecciones regionales y municipales en Francia

A nivel regional y local se tiene más en cuenta a las minorías pero salen reforzados los ganadores. Los electores votan listas cerradas en cada circunscripción. La lista que obtiene la mayoría absoluta se le asigna el 50% de los escaños en las municipales y el 25% en las regionales, el resto se reparte proporcionalmente entre todas las listas (así sale reforzado el ganador).

Si no se encuentra una mayoría absoluta, las diferentes listas deben obtener más de un 5% para poder presentarse a una segunda vuelta; si no es el caso se pueden fusionar con otras listas que pasan a la segunda vuelta. Después la lista que ha obtenido más votos tiene la mayoría de los escaños y el resto se reparte de manera proporcional.

El poder judicial en Francia

El poder judicial, está separado de los otros dos. No obstante el Presidente de la República dispone de un derecho para amnistiar.

Conclusión

El sistema electoral francés no refleja la proporcionalidad entre votos y representados y propicia que resulten favorecidas las mayorías en perjuicio de las minorías.

Es un sistema bastante estable, los electores controlan a los candidatos y los territorios están bien representados, pero es un modelo poco proporcional entre votos reales en las urnas y el reparto de escaños. Esta proporcionalidad es aún peor en la elección del Presidente de la República al ser un único puesto.

Fomenta el bipartidismo, obliga a conformar alianzas electorales entre partidos pequeños y tiende a arrinconar a las minorías.

Puede crear cierta desafección ya que en la segunda vuelta una parte de los electores se ven forzados a votar por la opción menos mala.

 


Web,s amigas